top of page

4 Cuentos de bolsillo


Para leer con un café, en medio de la vorágine o simplemente antes de irse a dormir. Cuentos escritos por mujeres que cambian el día.




A veces queremos tener conversaciones breves con gente que no conocemos. Sí, no se trata de simplemente asaltar a alguien en la micro o dejar caer los papeles como en esas viejas películas adolescentes... pero sí queremos enamorarnos de los personajes, encontrar compañía en sus historias y pasar un buen rato.


Aquí dejo una lista de algunos cuentos escritos por mujeres que te darán el aire nuevo que andas buscando para seguir con el día:


Kintsugi - María José Navia

Maravillosa y tremendamente generosa, María José Navia es una talentosa escritora que se reparte el tiempo entre la docencia universitaria y la gran observación de los pequeños gestos que transforman las relaciones humanas.


Elegí Kintsugi porque toma su nombre de este maravilloso arte japonés de recomponer lo que se ha roto. Simple capricho por un título dirán, y es verdad, pero para evitarnos problemas les dejo los títulos que ha publicado y puedan elegir libremente:

  • 2010: SANT (Incubarte Editores)

  • 2013: Las variaciones Dorothy (Suburbano Ediciones)

  • 2015: Instrucciones para ser Feliz (Sudaquia)

  • 2017: Lugar (Ediciones de la Lumbre)

  • 2018: Kintsugi (Kindberg)

  • 2020: Una música futura (Kindberg)


La vida en pinturas - María Gainza

A María Gainza la conocí por la edición de sus cuentos que hizo la editorial Laurel. Quizá suene extraño, pero cuando conoces el trabajo que hace esta editorial chilena te das cuenta lo innegable que es la belleza de su catálogo. El Nervio óptico es una colección de once cuentos increíbles sobre el espacio emocional entre el arte y la interpretación.


Gainza es una experta en Historia del Arte y en contar historias. Sus cuentos son un trabajo hermoso donde conviven ambas pasiones de manera que una ilumna a la otra. Leyendo el Nervio Óptico aprenderás de arte y de la naturaleza humana de la mano de un estilo narrativo único.


Para que se hagan una idea, dentro de El Nervio óptico están los siguientes títulos:

- El ciervo de Dreux.

- Gracias, Charly.

- El encanto de las ruinas.

- El buen retiro.

- Refucilos sobre el agua.

- En las gateras.

- Una vida en pinturas

- Las artes de la respiración.

- El cerro desde mi ventana.

- Ser rapper.

- Los pitucones.


Qué difícil escoger el mejor momento de ellos, no solo porque son muchos, sino porque cada uno es muy diferente en el por qué es bueno. Ella es capaz de escribir desde lo sensible o desde la dureza, desde la mirada atenta o de la indiferencia de sus personajes.

Bueno, pero como esto es sólo un ejercicio, me la voy a jugar por el siguiente:


¿Vos sabés que si trazás un círculo alrededor de una gallina, aunque sea sólo un dibujo hecho en el suelo con la punta del zapato, al gallina agita las alas y cloquea pero no se decide a salir? Marion vivía así, anhelando cortar los hilos invisibles que lo ataban a su clase.


A via crucis do corpo - Clarice Lispector


Creo que mis palabras sobran cuando la autora puede presentar mejor su libro de cuentos que yo misma:


El poeta Álvaro Pacheco, mi editor en Artenova, me encomendó que escribiera tres historias que, según me pidió, hubiesen sucedido realmente. Los hechos los tenía, faltaba la imaginación. Era un asunto peligroso. Le respondí que no sabía escribir historias por encargo. Pero -mientras él me hablaba por teléfono- ya sentía nacer en mí la inspiración. La conversación telefónica fue el viernes. Comencé el sábado. El domingo por la mañana las tres historias ya estaban listas [...]. Yo misma estaba asombrada. Todas las historias de este libro son contundentes y quien más sufrió fui yo misma. Quedé shockeada por la realidad. Si hay indecencias en las historias la culpa no es mía. [...] Quiero sólo avisar que no escribo por dinero y sí por impulso.

Clarice Lispector es de las grandes escritoras brasileras y es una lástima que sea solo el portugués el que no separe de conocerla más. Mejor dále una oportunidad porque es un estilo fluído, melódico y tremendamente sensorial.



Y así sucesivamente - Silvina Ocampo

Silvina Ocampo hace palidecer a todas las flores literarias de la Argentina. ¿Te gustó la prosa de Mariana Enriquez o Samanta Schweblin? Bueno, Ocampo es una de sus madres literarias y deberías apurarte por ponerte al día con ella.


Puedes elegir un cuento diferente para cada mes o para cada hora del día. Además la obra de esta autora argentina está antologada o reunida en los formatos más disímiles. Aquí te dejo un ejemplo tomado de "En el bosque de los helechos" cuento presente en Y así sucesivamente (1987).


En el bosque infinito de los helechos, donde acampaban los gladiadores, sin aclaración de tiempo ni de lugar, me perdí un día, hace tantos siglos que no puedo rememorar ni la hora, ni el color del cielo, ni la temperatura del aire. Yo tendría once años, no puedo imaginar otra edad. ¿Cómo llegué a esos sitios del mundo?


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page